Luna.

Luna.

Aunque en un principio la llamé Alba, cuando veo la ilustración, me da la sensación de que nos vamos al espacio.

Es por eso, que le he cambiado de nombre, y me he decidido por el de Luna.

Y es que… si hay que llamarle Luna, ¡se le llama!

Libe.

 

 

Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *