Impresión de láminas

Hoy Miércoles, os enseño la ilustración de mi conejo. ¿Es bonita, verdad?

Yo por mi parte, hoy que tengo un poco de tiempo, y aprovechando que ya tengo algunos dibujos terminados, he hecho unas pruebas de impresión en tamaño A4, para ver cómo van quedando.

La impresión de las ilustraciones, es algo que me suele traer de cabeza. Es uno de los temas que me resulta más complicado de hacer, y que más pereza me da hasta que le cojo el punto. Además, reconozco que soy un poco sibarita y exigente en el tema.

Dependiendo de la impresora, el tipo de papel, el color…  puedo obtener una ilustración maravillosa, o justo todo  lo contrario.

Como añadido, si anteriormente me costaba dar con el resultado que para mi era óptimo, ahora tengo una impresora nueva, a la que todavía no le he cogido la mano.

Así pues para ver el resultado, he probado las dos inpresoras, utilizando el papel cartulina para láminas que utilizo normalmente.

Empiezo probando la impresora BROTHER que es la que más he utilizado hasta ahora. Es una impresora, que me imprime los colores un poco apagados. Pero como no consigo cambiar los parámetros adecuados, me he acostumbrado a ella.

A continuación, pruebo la impresora CANON. Es una impresora nueva, y la verdad es que apenas le he dedicado tiempo. Más que nada, por pereza.

Pero la verdad es que el resultado que obtengo me gusta. Ya que los colores son más vivos, y el dibujo se ve más definido.

Y eso que viendo las fotos, no sé si se aprecian bien los resultados…

¡En fin, seguiré haciendo pruebas! Pero estoy contenta.

Una vez impresas las láminas, las meto en el sobre de celofán que le da su toquecito.., y ¡Listo! Parecen super profesionales…¡Os enseño el resultado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *