Categoría: MI HISTORIA

CAPITULO 1: INICIOS. MI PRIMER CUENTO INFANTIL.

Cuando mi niña Izaro era pequeña, le decía, que algún día, le escribiría un cuento de princesas, sólo para ella.

La verdad es que… se lo decía medio en broma. Pero algo dentro de mí, me decía que algún día, mi sueño se haría realidad.

BLOG-1 BLOG-2 BLOG-3 BLOG-4 BLOG-5

BLOG-6 BLOG-7 BLOG-8 BLOG-9 BLOG-10 BLOG-11

Aunque parezca que no viene a “cuento”… hace 4 años, sentí la necesidad de introducir algo nuevo en mi vida. Tenía que ser algo pequeño, un pequeño negocio o algo que se le pareciera. Sin invertir demasiado dinero, y que me llenase por dentro.

Así pues, me puse manos a la obra. Pasito a pasito, y sobre todo con mucha ilusión…


PASO 1.- DIBUJÉ MIS PRIMEROS PERSONAJES.

Lo primero que dibujé, fueron unas niñas con alas. Las bauticé como: Maitagarri-txikiak (“pequeñas hadas” en euskera).

Nada más dibujarlas, tuve una sensación muy especial: Algo parecido a un flechazo.

¡Bien! ¡Tenía a mis niñas!

Me gustaba el dibujo base que había dibujado.

Así pues, había llegado el momento de encontrar un producto donde incluirlas, y poder disfrutar de su presencia física.

0A

PASO2.- ENCONTRÉ UN PRODUCTO.

Al principio, no se me ocurrió otra cosa que, pintar a mis niñas en platos y tazas de cerámica.

Ya se que es una idea un poco alocada. Pero, fue lo que me salió en ese momento.

Y así lo hice: Me apunté a un curso de pintura en cerámica… y esto fue lo que salió.

0B 0BB

No lo voy a negar, en seguida me di cuenta, que este no era el producto que yo estaba buscando.

No es que sea la más positiva del mundo, pero es que… solo veía pegas:

¿Cómo iba a vender esos platos? ¿Dónde iba a comprar la materia prima? Y como problema principal, estaba la técnica de dibujar en cerámica: “Era una técnica que yo desconocía”.

Por todo ello, supe que tenía que pensar en algo más simple y sencillo.

Y fue entonces, cuando me decidí por escribir un cuento, que entraba dentro de mis modestas posibilidades. Además, “se lo había prometido a mi niña”. ¿No es verdad?

PASO3.- DIBUJÉ EL CUENTO.

Empecé dibujando a mano alzada, la secuencia de escenas, en un cuaderno.

¿En un cuaderno? Sí, en un cuaderno. Eso era algo que me preocupaba! No hay que ser un lince para saber que un cuaderno no es un formato adecuado para imprimir un cuento.

Pero aún sabiéndolo, yo seguí adelante. Pensando solo en el momento: Ojalá llegase el momento en el cual tuviera en frente el problema de cómo imprimirlo.

0D

Y qué os voy a decir… Ahora cuando veo estos dibujos, aunque me parecen dibujos primarios, y un poco-bastante cutrecillos, con los cuales debería incluso avergonzarme un poquito, la verdad es que me siento bien cuando los veo.

Tienen encanto… ¡Sobre todo para mi!

Ya que me recuerda a mis primeros esbozos.

La mayoría de estos dibujos, los dibujé mientras acompañaba a mi padre en una dura enfermedad.

Los dibujé en el hospital Donostia, entre ingresos y consultas.

Y siempre recuerdo, cuando preguntaba a mi padre si le gustaban mis dibujos, y el me contestaba: Mira, yo no entiendo nada de dibujos para niños. Pero a mi me gustan.

Y me dejaba más contenta…

Fueron momentos difíciles y entrañables a su vez.

0DD

PASO4.- ESCRIBÍ EL TEXTO.

Después de terminar la secuencia de dibujos, escribí el texto del cuento.

Pensé escribirlo en 2 idiomas: euskera y inglés. De esa forma, conseguía un plus, para venderlos más fácilmente.

Ya veis! Empecé a pensar como una comercial en potencia! Y eso que todavía tenía mi cuento medio desnudo…

0E

0H

PASO5.- FRACASÓ CON LA EDITORIAL

Cuando tuve preparado mi cuaderno-cuento, como una autentica chica de pueblo que soy,me presenté a las dos editoriales más potentes que tenemos en el país vasco: Elkar e Ibaizabal.

Y claro, como bien os podéis imaginar… muy a mi pesar, me lo rechazaron.

En resumen, esta fue su opinión:

1.- El cuento no tenia la calidad necesaria.

2.- El proyecto en el cual me había metido, era muy bonito, y me animaban a continuar. ¡Pero sola!

PASO6.- MEJORÉ LA CALIDAD DE MIS DIBUJOS.

Después de mi primera decepción, observé mis dibujos con ojos críticos.

Aunque no me agradaba verlo, era consciente de que las editoriales tenían razón.

Pero también era consciente, de que mi cuento y mis chicas, tenían posibilidades. Simplemente, tenía que mejorar mi técnica de dibujo.

¿Técnica? Pero si yo no tenía ninguna técnica. “No lo he comentado antes, pero confieso, que yo no había dibujado antes en mi vida”.

Así pues, empecé modificando mis dibujos, intentándolo con papel de acuarela y lápices acuarelables.

1

Y así me fue… Me salieron unos dibujos preciosos…

Bueno… Me parecieron preciosos en su momento. Ahora mismo, pienso que los podría mejorar considerablemente.

¡Pero en el momento, reconozco, que me encantaron!

1A

1B

1C

Una vez terminados estos dibujos, supe que eran los definitivos.

¡Estos sí que tenían calidad!

PASO7.- SEGUNDO CUENTO PROTOTIPO.

Seguidamente, renové todo el cuento con mis nuevos dibujos mejorados.

Dibujé a mis niñas nuevamente, con toda la paciencia del mundo.

Y he aquí a mis dulces protagonistas. Os las presento:

2A

2B

y ¿Qué os parece este bonito dibujo?

2C

¿Y este?

2CC

A continuación, escribí el texto en Photoshop.

En uno de los lados, escribí el cuento en Euskera, y al otro lado, un poquito de ingles a modo de apuntes.

2CCC

PASO8.- SEGUNDA OPORTUNIDAD EN LAS EDITORIALES

Por segunda vez… me presenté a las mismas editoriales. Pero eso si, como una chica de pueblo, con un poquito más de experiencia. Iba a probar suerte. ¡Así sin más!

Lo puedo adornar como quiera, pero esta vez, tampoco tuvieron duda: me volvieron a rechazar.

Y yo, lejos de desanimarme, tuve una sensación de orgullo, que no sé ni de donde me salió.

Simplemente me di cuenta, que por muy bueno, mediocre o malo que fuera mi proyecto, me lo iban a rechazar de todas formas. Ya que estas editoriales, no estaban dispuestas a abrir la puerta a una novata, que no tenía nombre alguno.

Aún así, la situación era diferente. Ya que esta vez, no me dijeron que la calidad no era buena. Simplemente, me dijeron, que mi cuento, no encajaba en sus colecciones.

Y aunque yo acepté la razón que me dieron, internamente sabía, que mi cuento era suficientemente bueno como para que fuera publicado.

Y cómo iba a fallar a mis chicas… tenían que salir en papel!

PASO9.- PROBLEMAS CON EL ESCÁNER.

Llegaba la hora de abandonar mis cuadernos y hojas, y digitalizar mis dibujos. Parecía que todavía vivía en la prehistoria: Papel, papel, y más papel.

Empecé escaneando todos mis dibujos.

Cual fue mi sorpresa, que al escanear, los dibujos perdieron muchísima calidad: Se apagaron los colores, los trazos no se veían bien… en fin! Que necesitaban varios arreglillos.

Fue entonces, cuando se me puso a tiro, hacer un curso de Photoshop. Con ello, podría arreglar todo este pequeño desastre, que no sabía ni por donde cogerlo.

En cuanto tuve nociones básicas, y utilicé el milagroso Photoshop, incluí varios cambios y detalles, que arreglaron mis dibujos. Y la verdad es que… quedaron francamente bien. Perfecto!

PASO10.- DECIDÍ AUTOEDITAR MI PRIMER LIBRO.

Así pues, como quien no quiere la cosa, me preparé, para auto editar mi cuento.

-Solicité el número ISBN: Es el número de registro del libro. El cual aparece en el código de barras del cuento. http://agenciaisbn.es/web/index.php

-Fui a un local donde se dedicaban a imprimir todo tipo de publicaciones, libros, cuentos, … y me orientaron divinamente.

Me pasaron un presupuesto razonable, y me ayudaron con el Registro legal (similar a la patente), la impresión…

-Preparé un póster de promoción, como ayuda publicitaria.

Seguidamente os muestro una foto para que veáis+ lo maravilloso que es photoshop.

En la imagen aparece el póster tan poco trabajado que dibujé, y el póster impreso con retoques de photoshop.

2DD

PASO10.- YA TENÍA MI LIBRO IMPRESO.

Este momento, fue inolvidable para mi. Un momento, de auténtico orgullo.

Cada vez que ves tu nombre escrito en tu portada, la sensación es indescriptible.  la verdad es que todo esfuerzo, merece la pena.

Ya veis… Un detalle pequeño, hecho realidad.

Pero esta solo es la primera parte… Ya que este fue mi primer cuento. Pero no ha sido el único.

Ya os contaré…

CAPÌTULO 0: INTRODUCCIÓN.

El 22 de abril, aprovechando que era la víspera del día del libro, fui invitada a la Ikastola de mis niños, para hacer una presentación sobre mi trayectoria en el mundo de los cuentos infantiles.

La edad de l@s niñ@s que me acompañaron este año, se centraba entre siete a nueve años.

Y la verdad es que, fue una experiencia muy completa, y llena de encanto.

El caso es, que ya han pasado cuatro años, desde que escribí mi primer cuento infantil. Y desde entonces, estos son los pasos tan variopintos que he seguido:

-Como os decía, comencé publicando mi primer cuento ilustrado.

-Continué con el segundo y tercer cuento.

-Comencé una historia con mis galletas decoradas.

-Más tarde, surgió mi primer blog: nubes horneadas.

-Un año más tarde, se me ocurrió empezar con mi nueva marca: So Cute ilustraciones.

-Y para finalizar, acabo de diseñar mis propios productos, y mi nueva tienda online.

Vamos…, ¡que la historia se las trae!

Es una historia bonita, completa, y muy curiosa.

Y lo cierto es que, cuando la cuento, me siento orgullosa de todo lo que he hecho.

¡Qué voy a decir yo!

BLOG-17

Aunque reconozco, que no he tenido mucho éxito…

Pero mérito, lo que es mérito… ¡Tengo como la que más!

Es por eso, que he decidido contar mi historia en las redes.

Una historia, que empezó con un simple dibujo, y que ya va camino de convertirse en un auténtico culebrón.

¡De echo, ya lo es!

¡Os animo a que la sigáis!

Todavía no me he parado a pensar, cuantos capítulos saldrán…

Pero, ¡Ya irán saliendo!

 

Y para terminar, os explico: ¿Por qué llamo a mi historia: Historia de una emprendedora sin cabeza?

Pues… porque todo lo que he hecho, lo he ido haciendo, sobre la marcha. Pasito a pasito… y sin pensar demasiado en los siguientes pasos.

Siempre con la esperanza de que un día no muy lejano, llegue mi oportunidad.

Una oportunidad que me brindará mi hada madrina, con su varita mágica.

Una varita mágica muy deseada, y a la cual he dedicado muchísimo esfuerzo.

Todo para conseguir mi sueño deseado.

Un sueño que no ha llegado, ¡pero que llegará!

Vamos a confiar…